Saltar al contenido

Categoría: Cumpleaños

A Nani, (el Jardinero Fiel), 52º (poemas para cumpleaños)

Poda, arregla y decora
eventos, garitos y salas.
Disfruta si puede las horas,
sabiendo que, sin demora,
llegarán un día las malas,

Se ampara bajo su gorra
ajustando la visera...,
cuando ese sol que torra
pega fuerte en las palmeras;
y lo que puede lo ahorra
pa´ pegarse una vidorra
de un rockero de primera.

Hoy sopla cincuenta y dos
el niño de Holland Flowers,
el James Hetfield del Skol,
y el Dave Grohl del Cable.

A Marina, 51 (poemas para cumpleaños)

Se oculta tras su aureola
de eterna jefa de todo,
y a todas horas controla
que el viento va bien y rola,
que todos dan pie con bola
y sigue el anillo con Frodo,

... y a solas, bajo cobijo,
la ves por una rendija:
y todo le importa un pijo,
salvo las amigas que hizo
y el futuro de sus hijas,

Hoy sopla cincuenta y uno
cansada de estar al quite;
en este momento oportuno,
si hay fumata o sale humo,
ya no le importa un ardite,

Ella reza y hace ayuno...
¡que Patricia vuelva al mundo
y conteste a sus "Remite"!

A Nieves Sot, 28 años

Nació respirando algo menos;
pero arriba compensaron,
y cuando coge un cuaderno
y su lápiz en las manos
se apaga hasta el fuego eterno,
es mariposa el gusano,
Donald Trump se vuelve tierno,
Garfio quiere a los enanos,
sale el sol en el invierno
y parece que es verano,
y hasta siento algo fraterno
y creo en el ser humano.

Nació respirando algo menos;
pero arriba compensaron,
porque un corazón tan bueno
está de bondad tan lleno
que aparta a un pulmón pa´ un lado.

A Hugo, 15 años (poemas para cumpleaños)

Mi padre apenas conocí,
tuve hermanas, mas no hermano.
No es esta cuestión baladí
... por mucho que le pedí
a todos los Reyes Magos,
pues añoro el pedigrí
de un compañero de mano.

Amigos hay más de dos;
pero eso es otra cosa:
Te pegan un achuchón,
te coges un colocón
y a otra cosa mariposa.
Los que no son del montón,
... eso si que es afición
y me aplauden la función
si yo toreo de oro y rosa.


Y un buen día nació Hugo,
cuando estaba hecho a la idea
de quedarme en el felpudo
en un invierno bien duro
con un frío que no me veas.

Y es que a veces esta vida
aunque tú no lo mereces,
a mitad de la partida
te recompensa con creces.

Amigo de sus amigos,
generoso y responsable,
te abraza como un abrigo,
práctico por castigo...
cual archivo descargable.

Y todo el cariño que un día
mi padre no pudo darme,
y mucho más todavía...
ha venido a compensarme,
y hoy lo veo con alegría
crecer y verlo pasarme:
Se me agarra al alma mía 
y Hugo es carne de mi carne.
Raro es que no me sonría,
raro es que no me desarme.

Y de aquello que pedía...
vino el destino a zafarme.


A Juan Luis, 52º (poemas para cumpleaños)

Qué sería de D´Artagnan
si no hubiese mosqueteros,
Qué sería del Capitán
si no hubiera marineros,
Qué sería de Peter Pan
sin Garfio con su sombrero,
Qué sería de Supermán
si Clark Kent, el muy fullero,
va a la cabina a llamar
descuelga el auricular
y se olvidó el monedero.

Hay amigos que vienen y van,
lo mismo que hace el dinero,
hay otros que, sin Instagram,
te cedieron su amistad,
y su trato harto sincero;
son amigos de verdad
esperando en el perchero.
Hay gente que solo es spam
y otros que siempre estarán
como Juan Luis Camarero.


A Ignacio, 50 años (poemas para cumpleaños)

Si vas a elegir cirujano
evita el del pulso lacio,
si te dieron un mal libro
mejor resume el prefacio,
si la vida a veces ahoga
tú búscate algo de espacio,
si no tienes buena racha
perejil y San Pancracio,
que disfrutes lo que sueñes;
pero antes del epitafio

...mi consejo!


Si quieres un buen amigo
que sea a discutir reacio,
que disfrute de una charla
y beba y cocine despacio,
que tenga un buen talante
del que me jacto y me sacio,
constante y trabajador
como el bueno de Boccaccio,
uno de esos cuyo nombre
van siempre en mi cartapacio,

...ahi lo dejo!

A Víctor Küppers, 51 años (poemas para cumpleaños)

Cuando uno va de listo
solucionando desdichas,
a veces, como Calixto,
termina al final hecho mixto,
la caga, la jode y la espicha

Otros siguen una marca,
comulgan con el ejemplo,
actúan al igual que hablan
y aunque venden su palabra,
nunca lo hacen en el templo

Con esos yo voy a muerte,
me involucro y me hipoteco,
y fue la verdad una suerte 
poder un buen día conocerte,
saber que no tienes flecos,
verte, escucharte y leerte,
saber que el que tengo en frente
no cambia si está "Off the Record"

Que en los tiempos del naufragio,
cuando braceas en el lodo,
cuando temes el contagio...
Te llegue un mensaje sin plagio
que diga: ¿Cómo va todo?


Hoy cogerá su cerveza,
mirará hacia el horizonte
con el Sport en la mano,

Seguro y con la certeza
que aún está lejos Caronte
y que él es el "puto amo".

A Arturo, 51 años (poemas para cumpleaños)

Es como aquella tortuga
que yo veía en Kung Fu panda,
un viejo sabio sin arrugas
que o va en bici, o anda.

Nunca lo vi cabreado,
nunca tuvo un mal gesto,
siempre te habla sosegado,
yo creo que se han acabado,
ya no quedan tíos de estos.

Sus padres lo hicieron bien,
es bueno que haya Arturos,
... tiene a salir a quién,
y en tiempos de todo a cien
escasean los hombres puros.

Un abrazo si le ves...,
hoy cumple cincuenta y uno.

A mi hija Claudia, 16 años (poemas para cumpleaños)

Tambor cumplió dieciséis, 
ya no quiere ser princesa. 
Con su boli, su jersey,
y dura como el carey,
se va a estudiar a su mesa.

Es prolija en amistades
.... y odia llevar careta.
Le gusta decir sus verdades,
le preocupa este planeta, 
desde que estaba en pañales 
su pierna no para quieta,
es como, en los malabares, 
el que va en la bicicleta,
o, en la tuna por los bares, 
el que va con pandereta.

Le gusta la gente humana,
Netflix, el sushi, el inglés,
dormir el fin de semana
hasta la hora de comer,
reciclar a todas horas,
irse un día a Nueva York, 
ducharse hasta las esporas 
disfrutando del vapor,
oir “Flaca” sin demora
o un poco de Fito, mejor.

Ilusionada, humilde, noble, 
sencilla, de buen corazón, 
siempre te paga el doble, 
y siempre lleva la razón.

Tambor ya se enfrenta al mundo,
Bamby se fue por su lado,
la Dama y el Vagabundo
cuentan que se han separado,
y dicen que el bueno de Dumbo,
después de haber dado tumbos,
parece que al fin ha triunfado.

Y este es el mundo de adultos 
al que te acercas sin frenos: 
Ser feliz y no hacer daño, 
tener cinco amigos buenos, 
disfrutar siempre que puedas, 
que las tristezas sean menos,
viajar, luchar, arriesgarte,
y si hace frío... un neopreno.
Contar diez si vas a enfadarte,
y tener así un sueño sereno.
Y siempre, siempre ilusionarte,
que tu vida sea un estreno.

Disfruta aún el recreo, 
que las cosas ya vendrán,
sopla las velas,
pide un deseo...
¡Oh capitán, mi capitán!