Saltar al contenido

Categoría: Jubilaciones

A Victoriano, del sector Seguros (JUBILACIONES)

Con gorra en lugar de yelmo
y con su serio semblante,
andando en noche oscura,
aquel caballero andante
nos dio compañia y charla
con su hablar harto elegante.

Caminaba con Adidas
y frisaba los sesenta.
De Pedrouzo en la salida
lo encontramos en la senda;
la luna ya en su guarida...
y él guardaba su linterna.

Una mezcla entre Rajoy
y don Karlos Arguiñano.
Un Señor de los que hoy
no sueles tener a mano.

Apareció justo el día
en que a Santiago llegamos.
Me brindó su compañía
mientras mis miedos oía,
y me dió consejos sanos.

Lo imagino allí en Palencia
haciendo su caminata;
preparando con paciencia
su tortilla de patatas;
y esperando lo releven,
y por Allianz ya no vaya.

Yo deseo que mi tocayo
por Liébana o por Gijón
sus pasos de nuevo azuze.

Y mientras yo ya me callo,
de nuevo alguna ocasión
algún Camino nos cruce.

A Loli, del sector de Farmacia (JUBILACIONES)

A Loli 
(o nuestra Duquesa de Alba)


Loli es de esas personas 
que calla por no molestar,
y al mostrador se te asoma
siempre dispuesta a ayudar.

Puntual como una cigüeña,
con un pelo negro rebelde
que en recogerse se empeña
en un moño siempre fuerte,
… nunca tutea a la peña,
y habla de Usted a la gente.

Lleva en la misma botica
desde que tenía catorce,
guarda a salvo en una plica
las fórmulas que ella conoce,
con el ejemplo predica,
con su trato y con su roce,
y es digna de ver cuando imita,
con su voz y con su pose.

Y hoy se cierra una etapa
que empezó hace ya cincuenta,
es solo una nueva capa
del disfraz de cenicienta,
el tiempo que se solapa
sin que tú te des ni cuenta.

Hoy despertamos temprano
… cogimos papel y boli;
esto no es que nos vamos,
tú ya sabes donde estamos.
Es solo ¡hasta luego Loli!

A Maite, del sector de Farmacia (JUBILACIONES)

A Maite
(o aunque haya un socavón)


Pelo negro azabache 
y una mirada directa,
la bata que no se manche,
que debe de estar perfecta.

Y así pasaron los días
metida entre mil recetas,
leyendo posologías,
solucionando agonías
y formulando en probetas.

Farmacéutica en Teatinos,
prospectos por vocación,
… y un pitillo sibilino
en cuanto tiene ocasión.
Cuidar de sus padres con tino,
Granada en el corazón,
y un Eric que al mundo vino
para inyectarle ilusión.
¡Qué bueno que quede camino
aunque haya un socavón!

Y ahora a venirte arriba,
coger a Eric de la mano,
buscar siempre la salida,
como hiciste siempre amiga
desde que un día nos juntamos.

Y si un día tienes fatiga…,
te arreglas un poco, te abrigas,
y giras de nuevo la esquina
que va a Mesonero Romanos.