Saltar al contenido

A Maite, del sector de Farmacia.(poemas para jubilaciones)

A Maite
(o aunque haya un socavón)


Pelo negro azabache 
y una mirada directa,
la bata que no se manche,
que debe de estar perfecta.

Y así pasaron los días
metida entre mil recetas,
leyendo posologías,
solucionando agonías
y formulando en probetas.

Farmacéutica en Teatinos,
prospectos por vocación,
… y un pitillo sibilino
en cuanto tiene ocasión.
Cuidar de sus padres con tino,
Granada en el corazón,
y un Eric que al mundo vino
para inyectarle ilusión.
¡Qué bueno que quede camino
aunque haya un socavón!

Y ahora a venirte arriba,
coger a Eric de la mano,
buscar siempre la salida,
como hiciste siempre amiga
desde que un día nos juntamos.

Y si un día tienes fatiga…,
te arreglas un poco, te abrigas,
y giras de nuevo la esquina
que va a Mesonero Romanos.
Publicado enJubilaciones