Saltar al contenido

Mes: septiembre 2021

A Noelia e Ignacio (poemas para aniversarios)

Bajo el faro de Trafalgar
no sólo hay restos de barcos,
por fin ya empezó a escampar
y dos van pisando los charcos,
ella siempre fue más de hablar,
él siempre fue algo más parco,
mas tenía un saber estar
para encuadrarlo en un marco.

Era una grata pareja:
él era algo más viejo,
nunca les vi una queja
la vida es una madeja
y nosotros un bosquejo.

Si yo recuerdo su historia
así es más o menos de fiel,
los recuerdo de memoria
debajo del faro aquél...
Aún parece que los oiga
canturreando " I need my girl "

Al abuelo de Cristina (poemas para nacimientos)

Hoy se subió al estrado
y ha puesto firmes a todos.
Hoy de nuevo ha demostrado
que para salir airado...
hay que aguantar al mono.

Y después de tantos años
ya casi nada le enerva,
conduce bien al rebaño
con sus vocablos de maño
y enamora a la caterva.
Y en el último peldaño
se siente un coacher huraño
como aquel rey de la selva.

Y entonces llega a su casa
y arroja su maletín,
allí se apoltrona y descansa
encima de su cojín,
y advierte unos ojos con guasa
en rostro de querubín.

Y repara en que no sabe nada,
y que esta vida cretina
vale solo por las babas
que este viejo tragaldabas,
mientras ella le miraba,
soltaba por las esquinas.
Y con la cabeza agachada
hacia la niña se inclina,

Y le dice:¡Te esperaba,
tú debes de ser Cristina!

A Ignacio, 50 años (poemas para cumpleaños)

Si vas a elegir cirujano
evita el del pulso lacio,
si te dieron un mal libro
mejor resume el prefacio,
si la vida a veces ahoga
tú búscate algo de espacio,
si no tienes buena racha
perejil y San Pancracio,
que disfrutes lo que sueñes;
pero antes del epitafio

...mi consejo!


Si quieres un buen amigo
que sea a discutir reacio,
que disfrute de una charla
y beba y cocine despacio,
que tenga un buen talante
del que me jacto y me sacio,
constante y trabajador
como el bueno de Boccaccio,
uno de esos cuyo nombre
van siempre en mi cartapacio,

...ahi lo dejo!

A Susana y Manolo (poemas para aniversarios)

El tiene ya canas blancas
de la frente a la perilla,
ella trabaja en la banca
desde que era chiquilla.
El estudió la palanca,
currando en la Bodeguilla,
luego, a trancas y barrancas,
la presentó a la pandilla.

A él un día en el trabajo
le dijeron: ¡Eh, che pibe!
O te remangas los bajos
y te vas para el Caribe,
o el trabajo al carajo
y tu futuro al aljibe.

Ella le dijo: ¡Presiento
que es el principio del fin!
El dijo:¡Nuestros cimientos
los pegué con tesafilm!
Hoy viven los dos contentos
y guardan su emolumento
dentro de un calcetín.

Ella llega hasta las güitos
de presiones comerciales,
él abre un vino fresquito
y le dice ¡No te enfades!
¿Has visto ese toquecito
que tiene a notas florales?
Y ahora tengo un corderito
con esencia de cabrales
que dentro de un momentito
se te han olvidado los males.

Y un día, cuando sean viejos,
él de pie, en su Bodeguilla,
con dos zuecos muy parejos
le volverá a echar los tejos 
como cuando era chiquilla.

A Víctor Küppers, 51 años (poemas para cumpleaños)

Cuando uno va de listo
solucionando desdichas,
a veces, como Calixto,
termina al final hecho mixto,
la caga, la jode y la espicha

Otros siguen una marca,
comulgan con el ejemplo,
actúan al igual que hablan
y aunque venden su palabra,
nunca lo hacen en el templo

Con esos yo voy a muerte,
me involucro y me hipoteco,
y fue la verdad una suerte 
poder un buen día conocerte,
saber que no tienes flecos,
verte, escucharte y leerte,
saber que el que tengo en frente
no cambia si está "Off the Record"

Que en los tiempos del naufragio,
cuando braceas en el lodo,
cuando temes el contagio...
Te llegue un mensaje sin plagio
que diga: ¿Cómo va todo?


Hoy cogerá su cerveza,
mirará hacia el horizonte
con el Sport en la mano,

Seguro y con la certeza
que aún está lejos Caronte
y que él es el "puto amo".

A mi Madre (poemas por encargo)

      Me lavaba de chiquillo,
      me quitaba las legañas,
      me atusaba mi flequillo,
      me decía: ¡No se engaña!

      Por esta jodida vida
      me guiaba de la mano,
      y ya desde la salida
      me hizo mejor ser humano

      Y darte las gracias siempre
      por esa infinita paciencia.
      Lo que tú has hecho por mi
      debiera estudiarlo la ciencia.

      Ese altruismo tan puro,
      ese dar sin pedir nada,
      ese velarme la fiebre 
      tantísimas madrugadas.

      Ese ¡No vuelvas tarde!,
      ese ¡Ponte a estudiar!,
      ese ¡Espérate dos horas
      para poderte bañar!

      Gracias por que yo siempre
      tuve un plato de sopa,
      y a la hora que fuera
      allí estaba limpia mi ropa. 

      Por eso en los tiempos chungos,
      cuando tú me necesites,
      no lo dudes ni un segundo,
      que yo estaré siempre al quite.

A Carmen y David (poemas para aniversarios)

Ella se llama Carmen...;
pero él la llama Carmela,
él es diez años más grande,
ella es aquella chicuela
que un día salió de un examen
y el la esperaba en la escuela.
Luego fue a ver a sus padres
... y les pidió su tutela.


Ella borda un salmorejo,
si tienes frío te arropa,
y te protege del sol,

El la mira desde lejos,
y vuelve a mirar a la tropa
disfrutando de anfitrión


Y ya puedo estar tranquilo:
mi amigo abrió la baraja
y con paciencia y sigilo
buscó su media naranja

Y cuando un día ya sea viejo,
y ya no recuerde su lista...,
cuando ya no vea de lejos,
... ni cerca, ni al oculista,
ella, en un acto reflejo,
le dirá el 30 era Ana Vallejo,
le dará su viejo bosquejo
y le abrigará si rechista.

Y aunque a veces le interrumpo,
él no me lo tiene en cuenta,
pues en este jodido mundo
con tantos tristes asuntos
... un amigo poeta renta.

La sonrisa de Lara (poemas para nacimientos)

Nadie dio nunca un duro
por una sonrisa en su cara.
Era un tipo eventual
del que nadie se fiaba.
Siempre detrás del humo
la parrilla le ocultaba…
sus grandezas y sus miedos,
las historias que guardaba.


Nadie dio nunca un duro
por una sonrisa en su cara,
hasta que un frío día de enero
… vio la sonrisa de Lara.

¡Buen Camino (de Santiago)! (poemas por encargo)

El primer café del día,
un sobao por la mañana,
caminar en compañía,
o solo, pero con ganas.

El ¡Buen Camino! cortés
que suelto a quien encuentro,
mientras yo sigo a mis pies 
y voy fluyendo por dentro.

Aquella cuesta empinada
que parece nunca acaba,
un café con dos tostadas:
¡Voy a mear, anda ve y paga!

Sentirme a solas conmigo
y ver de otra forma el mundo,
ver que me sigue mi amigo
a lo lejos, solo un punto.

El viento me da en la cara,
el sol en las gafas destella,
... y acaricia.

Sigo andando con mi vara,
y creo que la vida es bella,
¡Qué delicia!

Veo a mi amigo que se para,
y cae la primera estrella,
... de Galicia. 🍺

A Arturo, 51 años (poemas para cumpleaños)

Es como aquella tortuga
que yo veía en Kung Fu panda,
un viejo sabio sin arrugas
que o va en bici, o anda.

Nunca lo vi cabreado,
nunca tuvo un mal gesto,
siempre te habla sosegado,
yo creo que se han acabado,
ya no quedan tíos de estos.

Sus padres lo hicieron bien,
es bueno que haya Arturos,
... tiene a salir a quién,
y en tiempos de todo a cien
escasean los hombres puros.

Un abrazo si le ves...,
hoy cumple cincuenta y uno.